miércoles, 1 de febrero de 2012

La muerte de Wislawa Szymborska

Wislawa Szymborska

Al inicio de Austerlitz, la obra cumbre de W.G. Sebald, se puede contemplar la mirada de dos escritores, uno de ellos Borges, se trata según cuenta el escritor alemán de "esa mirada fijamente penetrante que se encuentra en algunos pintores y filósofos que por medio de la contemplación o del pensamiento puros, tratan de penetrar la oscuridad que nos rodea". Algo parecido puede decirse de la poeta Wislawa Szymborska que ha fallecido hoy en Cracovia. Ganadora del premio Nobel de 1996, sus poemas breves y cotidianos a veces simplemente duros aportan una maravillosa y evanescente luz a los sucesos más dolorosos: "La bomba explotará en el bar a las trece veinte. / Ahora apenas son las trece y dieciséis. / Algunos todavía tendrán tiempo de salir. / Otros de entrar...", dice de los momentos previos a un atendado terrorista. Sin embargo su faceta más lúdica y casi juguetona se nos descubre en sus maravillosos collages, elaborados con la superposición de imágenes y que sacudiéndose del corsé poético se sobreponen a la ausencia de palabras.


 La Menina de Velázquez en paisaje con ovejas, collage de Wislawa Szymborska 

Murió en casa, mientras dormía, ha dicho su secretario personal, aunque Szymborska quizá lo habría expresado de una manera diferente, acudiendo a sus composiciones visuales configurando con sus dedos nudosos un collage tan personal e irónico que su pura luminosidad, quizá tan sólo para reírse de nosotros, nos habría hablado de lo mágico que puede llegar a ser una vida, incluso una vida tan discreta y cálida como la suya.

Las frágiles manos de Wislawa Szymborska sosteniendo una copa.

Sigo leyendo: La Torre de Uwe Tellkamp