jueves, 10 de febrero de 2011

Bernard-Marie Koltés, en versión de León Sierra

Bernard Marie Koltés
Una silla apostada en medio del escenario y varias prendas de vestir que el actor Diego Coral irá empleando a lo largo de los más de 100 minutos que dura la puesta en escena de la obra La Noche justo antes de los Bosques, escrita por Bernard Marie Koltés en 1976, constituyen el universo urbano -descompuesto y cuestionado hasta el paroxismo- que nos presenta León Sierra en la primera temporada de su Estudio de Actores.

¿Cómo transcurre la xenofobia por las calles de París, Madrid o Quito? ¿Se trata del mismo sentimiento, la misma intolerancia? Hay algo denso y perverso en la raíz de los temores más insensatos. Por oposición al cada vez más habitual repudio a lo extranjero, -metáfora de lo marginal y limítrofe- el texto de Koltés plantea en boca de su único personaje una furiosa exploración de los diferentes estados de la soledad y eleva a categoría de gremio la solidaridad de los desarraigados.

Hay algo muy interesante en la propuesta de León Sierra, actor, productor y crítico, desde la concepción de una obra teatral desarrollada a lo largo de una temporada entera -con los avatares que ello representa-, hasta la cercanía personal que muestra cuando en su papel de director nos introduce y comenta la obra. El mismo Estudio de Actores sorprende por su sobria apostura. Treinta butacas ubicadas frente al escenario crean la magnífica impresión del teatro minimalista, íntimo y a la vez selecto, en el sentido de que la experiencia que provee resulta altamente personal pero también amena y accesible.

En el escenario se encuentra, casi devorada por la oscuridad, la silla de madera, numerosas telas penden del techo y desde el interior de una pequeña tarima, a manera de buhardilla, emergen la notas suaves de Pedro Barreiro, el músico que acompañará con su magistral guitarra el devenir de la obra, mientras las primeras luces -tenues- fluctúan sobre el cuerpo semidesnudo de Diego Coral. Con el rostro desconcertado, el actor, capaz de transmitir no sólo el terrible caos en el que se encuentra inmerso su personaje, sino, valga la pena decirlo, el viento, el frío y la lluvia, emerge de la sombra para plantear una travesía por las rutas de la introspección, el deseo insatisfecho, las sospechas y reservas ajenas, manteniendo siempre el delicado ritmo de un texto tan demandante como el del dramaturgo francés. A partir de entonces todo será un ejercicio de empuje y resolución personal matizado en forma permanente por la premisa que acompaña y anima el texto, y que es a la vez muletilla, insuficiente, deseperada, del personaje: !Adelante Compañero!.

León Sierra, Diego Coral y Pedro Barreiro

La Noche justo antes de los Bosques de Bernard Marie Koltés, en versión de León Sierra Páez, con el actor Diego Coral y el músico Pedro Barreiro, puede verse todos los viernes y sábados de febrero y marzo, a las 20h00 en el "Estudio de Actores" ubicado en la Av. Eloy Alfaro y 6 de diciembre. Valor de la entrada: 5,00 usd.

La Noche justo antes de los Bosques, en versión de León Sierra

4 comentarios:

León Sierra dijo...

wow! muchas gracias, Cristhian.

amanda dijo...

Gran palabra! muestra su pasión y sensibilidad por las letras, sus lecturas, su crítica, que seguiremos esperando más...

j_major dijo...

me gusto mucho la obra

Cristhian Barragán Pérez dijo...

La obra, tanto por el texto como por el montaje, es altamente recomendable. No hay que olvidar que estará en escena hasta el último sábado de marzo, completando una temporada de casi cuatro meses de presentaciones.